Laboratorios FC Pharma

Zinc: uno de los minerales más importantes

Zinc: uno de los minerales más importantes

El cuerpo humano necesita una cantidad específica de distintas vitaminas y minerales para cumplir con su buen funcionamiento y con todos los procesos que realiza. Debido a que la alimentación varía según cada quien, ciertas personas pueden tener deficiencias de algunas de estas sustancias. Por esta razón, existen suplementos que buscan reducir esta falta. Estos suplementos suelen ser recetados por doctores basándose en la alimentación particular, pero otras veces las personas deciden tomarlos por su propia cuenta. Uno de ellos es el zinc, un mineral que se encuentra en muchas comidas y que cumple funciones esenciales en el cuerpo.

El zinc es un mineral que participa en todas las reacciones bioquímicas del cuerpo humano ya que trabaja con más de 300 enzimas. Este, junto al cobre y el selenio, se encuentra en todos los órganos y tejidos. Además, está repartido en todas las células del cuerpo, ayudando con el proceso de división y creación de células nuevas. Su presencia aquí es muy importante porque ayuda a mantener la integridad de la membrana celular, evitando el daño que pueda causarse a estas unidades. El zinc interviene en la formación de osteoblastos, por lo cual ayuda a la estructura ósea y también regula la presión sanguínea, interviniendo en el sistema circulatorio. Según algunos estudios, a nivel cerebral el zinc también puede modular la comunicación entre las neuronas.

Otras funciones incluyen intervenir en procesos como la cicatrización de heridas, el metabolismo de los carbohidratos y el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Además, el zinc ayuda a tener un buen sentido del olfato y el gusto. Si tomas zinc regularmente disminuyen las probabilidades de contraer el resfriado común. Mejor aún, si lo tomas durante el primer día que aparecen los síntomas, puede hacer que la enfermedad dure menos y no sean tan agresiva.

El zinc también es importante para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, quienes tienen un requerimiento de zinc mayor que el de otras personas. También influye mucho en los procesos de crecimiento de los niños y los bebés, por esto una buena alimentación en esta etapa es importante.

Las principales fuentes de zinc son las proteínas animales, como la carne de cerdo, de vaca y de pollo. Los mariscos también son buena fuente de este mineral, así como las legumbres, los granos y las nueces.

Al estar contenido en muchísimos alimentos, se debe tener cuidado con los suplementos si se lleva una alimentación común (es decir, si no eres vegano, vegetariano, celíaco, etc.).  Una deficiencia no es buena, pero un exceso puede traer consecuencias como diarrea, vómito y cólicos abdominales de 10 a 13 horas después de consumirlo. La dosis recomendada es de 8 mg para las mujeres y de 11 mg para los hombres. Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia pueden tener un requerimiento de 13 mg diarios. El zinc contenido en los vegetales es más difícil de absorber por el cuerpo. Por esto, las personas que llevan una dieta especial podrían tener deficiencias.

Una deficiencia de zinc se puede reconocer porque se presentan síntomas como: infecciones frecuentes, pérdida del gusto y del olfato, pérdida del cabello, reducción del apetito, llagas en la piel, crecimiento lento en niños, problemas para ver en la oscuridad y heridas que tardan mucho tiempo en sanar. Si sospechas que tienes una deficiencia de zinc, lo más recomendado es asistir a un doctor. Él podrá detectarla y hacer los cambios necesarios en la dieta, así como decidir si es pertinente incluir suplementos en la alimentación o no.

Ahora que sabes lo importante que es el zinc, intenta mantener una alimentación balanceada que te permita reducir las deficiencias de este y cualquier otra vitamina o mineral.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

Destete: ¿Cómo lograrlo sin que sea una pesadilla?

El destete ocurre cuando el bebé se alimenta con comida sólida. No hay una clave para comenzar porque influyen factores biológicos, sociales y culturales.

Leer más

Mousse de chocolate: receta saludable

Mousse de chocolate: receta saludable

La merienda
de la tarde suele ser la comida que más le causa dolores de cabeza a las
personas que están tratando de bajar de peso o simplemente tener una mejor
alimentación. Por más que se trate de ignorar, ese antojo de comer algo dulce a
media tarde siempre aparece. Sin embargo, hay diversas recetas que se pueden
hacer para satisfacer ese antojo y aun así comer algo saludable. Una de esas es
este delicioso mousse de chocolate a base de aguacate, sencillo de hacer y
muy rico. Puede sonar un poco raro, pero no te preocupes, el aguacate es sólo
para darle consistencia y no sabor,
así que quedará delicioso y con una
textura increíble.

Los
ingredientes
que se necesitan para este mousse de chocolate son
muy sencillos:

  • 125 gramos de chocolate oscuro (debe ser
    mínimo 60% de cacao)
  • Dos aguacates maduros
  • 20 gramos de cacao en polvo (debe ser puro)
  • 125 ml de leche de almendras (o cualquier otra
    leche baja en grasas)
  • 3 ml de esencia de vainilla
  • Miel o edulcorante al gusto

Preparar esta
receta es extremadamente fácil y no te tomará más de 15 minutos. La preparación
del mousse de chocolate va de la siguiente manera:

Paso 1: Debes picar el chocolate en trozos y ponerlo en una olla a fuego bajo
para que se funda, removiendo constantemente para evitar que se queme. Otra
opción es colocarlo en un bol que sea apto para el microondas y calentarlo en
intervalos de 20 a 30 segundos, sacándolo y removiendo entre cada uno para
evitar que se queme.

Paso 2: Una vez que el chocolate está derretido, se deja reposar para que se
ponga a temperatura ambiente. Mientras tanto, se pica el aguacate y se le quita
la semilla del centro y la concha, quedándose sólo con la parte blanda del
aguacate.

Paso 3: Tritura el aguacate junto con el cacao en polvo, la leche de almendras
y la esencia de vainilla. Esto lo puedes hacer a mano o en un procesador de
alimentos, lo importante es que quede una textura cremosa y no se sientan los
trozos de aguacate. Debe quedar como una crema homogénea.

Paso 4: Se agrega el chocolate fundido a la mezcla y se vuelve a pasar todo por
el procesador hasta que esté unido. Una vez listo, se le va agregando el dulce
al gusto. Lo recomendado es agregar un poco y probar, agregar y probar, hasta
que quede con el sabor perfecto.

Paso 5: Se coloca en vasitos o en algún recipiente donde se vaya a servir y se
lleva a la nevera alrededor de 6 a 8 horas para que tome la consistencia
necesaria y se enfríe, además de perder el sabor a aguacate.

Si deseas
agregarle un toque extra, puedes hacer un merengue con clara de huevo y
edulcorante, colocarlo sobre el mousse y espolvorear un poco de cacao en polvo
por encima. Esto no sólo lo hará lucir como un postre elaborado y gourmet, sino
que le agregará un toque de sabor especial.

¡Y listo! Ya
tienes la merienda perfecta. Esta receta también puede utilizarse como
postre luego de una comida ligera, a media mañana o incluso en la noche.
Es
perfecta para dar ese toque dulce a cualquier momento del día. Atrévete a
preparar este mousse saludable de chocolate y disfruta de un dulce sin ningún
tipo de culpas.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

Celiaquía: comer sin gluten no es solo una moda

La dieta sin gluten se puso de moda por numerosas razones, pero esto nació de la celiaquía. Conoce quiénes, realmente, deben comer sin gluten.

Leer más