FC Laboratorios

Dermaplaning: el tratamiento que ha revolucionado las redes sociales

Dermaplaning: el tratamiento que ha revolucionado las redes sociales

El dermaplaning es un tratamiento estético que se originó en Japón. Se utiliza desde tiempos muy antiguos, pero se hizo popular en la década de los 70 (se dice que celebridades como Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor lo practicaban). Sin embargo, se ha hecho realmente conocido recientemente, justo cuando las personas comenzaron a buscar procedimientos para lucir una piel más hermosa y sin imperfecciones. El dermaplaning es algo controversial, pues hay opiniones distintas. Aquí exploraremos un poco de qué trata este procedimiento.

El dermaplaning es un tratamiento en el cual se hace una exfoliación del rostro utilizando un bisturí de calibre 10 o un dermatomo. Este instrumento es una especie de cuchilla afilada y con ella se raspa delicadamente la piel. Al hacer esto, se remueve toda la capa superficial de células muertas, así como el vello que recubre el rostro (conocido comúnmente como piel de durazno). Así, se logra lucir una textura extremadamente suave, sedosa y más brillante. Este tratamiento puede durar cerca de 30 minutos. Se hace estirando la piel de la cara con una mano y con la otra mano se pasa la navaja en movimientos cortos y rápidos. Puede sonar un poco extraño, pero este procedimiento es avalado por la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos, los cuales defienden sus efectos.

Los beneficios que se le atribuyen son: una piel más brillante y suave, reducción de arrugas y manchas de acné, aplicación de maquillaje más suave y pulcra, ayuda a que los productos para la piel penetren más fácilmente y estimula la producción de colágeno. A pesar de esto, hay varios especialistas que afirman que, aunque sí deja la piel más suave y por ende el maquillaje se ve más liso, no ayuda con la reducción de líneas de expresión, no reduce las manchas del acné y que definitivamente no estimula la producción de colágeno.

La principal duda de las personas al momento de realizarlo es si el tratamiento duele y la respuesta es que no. La sensación es algo parecida a la de afeitarse las piernas, sólo que se siente en la cara. Otra inseguridad común es la creencia de que este tratamiento hará que el vello crezca más grueso, lo cual no es cierto. Esto es un mito urbano ya que está demostrado que afeitarse no hace que los pelos crezcan más gordos y oscuros. Se puede sentir así porque crecen afilados y otorgan una textura ligeramente rasposa, pero cuando vuelven a su longitud normal no hay diferencia con el vello que se tenía originalmente. En los hombres es común que el vello de la barba se engrose con los años, pero no tiene nada que ver con el afeitado.

Es recomendado repetir este tratamiento constantemente, ya que no es mágico y los vellos volverán a crecer. De la misma manera, se acumularán de nuevo las células muertas en la superficie de la piel. Este proceso toma de 3 a 4 semanas. Ese es el tiempo que la piel toma para volver a su estado natural y en el que se tendrá que repetir el procedimiento. Hacerlo no debe presentar ningún problema ni riesgo siempre que se lleve a cabo de la mano de un profesional que sepa sobre el tema. También es importante saber que el tratamiento puede ser realizado por personas con cualquier tipo de piel excepto si se tiene una piel con tendencia acnéica o con acné activo. Esto puede causar más irritación e inflamación, haciendo que aparezcan aún más imperfecciones. Las mujeres que sufren de rosácea tampoco deberían realizarse este tratamiento.

El mayor riesgo que presenta esta práctica es la hiperpigmentación. Luego de realizarla, la piel queda sensible a los rayos UV, por lo que es importante utilizar protector solar siempre para evitar que aparezcan manchas. Es recomendado consultar con el doctor si se tiene la piel oscura o morena ya que puede haber un riesgo de que esta se decolore. Otro riesgo es que ciertos profesionales afirman que afeitarse la piel puede volverla débil y frágil, siendo más propensa a los signos del envejecimiento.

Actualmente, este tratamiento se ha vuelto tan popular que incluso hay marcas que venden pequeñas navajas afiladas para que las personas lo realicen en casa. La verdad es que esto no es muy recomendable. Siempre es mejor hacerlo con un especialista que utilice un bisturí y no con una afeitadora común. Ahora que sabes esto, ¿te atreverías a “afeitarte” la cara para lucir una piel más suave y brillante?

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?

La piel es el órgano más grande de todo el cuerpo, el más versátil y el único que siempre está expuesto al mundo exterior. Ella es capaz de reflejar muchas cosas, como la edad de la persona, el estado físico e incluso el estado emocional. Es por esto que cuidarla es muy importante.

Leer más

¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?

¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?

La piel es el órgano más grande de todo el cuerpo, el más versátil y el único que siempre está expuesto al mundo exterior. Ella es capaz de reflejar muchas cosas, como la edad de la persona, el estado físico e incluso el estado emocional. Es por esto que cuidarla es muy importante.

Este órgano está formado de dos grandes capas: la dermis y la epidermis. La epidermis es la capa exterior de la piel y puede cambiar de grosor dependiendo de dónde se encuentre. Por ejemplo, la epidermis en la planta de los pies es mucho más gruesa que la de los párpados. Luego, está la dermis, que es la encargada de producir el colágeno y darle la elasticidad.

Algunos de los datos de la piel pueden parecer impresionantes. Por ejemplo, esta tiene cerca de 200 terminaciones nerviosas por metro cuadrado y 17 mil terminaciones táctiles. Otro dato es que este órgano muda cerca de 19 kilogramos de células muertas alrededor de toda la vida de una persona. La piel, dependiendo de cada quien, puede llegar a ocupar de 1.5 a 2 metros cuadrados y pesar entre 3 y 5 kilogramos, que, con el tejido subcutáneo, puede llegar a constituir hasta el 16% del peso corporal total.

Este órgano cumple muchísimas funciones en nuestro cuerpo. La principal es que nos protege de los agentes externos y de bacterias, así como del frío y del calor, ya que ayuda a regular la temperatura del cuerpo a través de los vasos sanguíneos y la producción de sudor. Hay que recordar que es en la piel que tenemos el sentido del tacto gracias a las terminaciones táctiles que se encuentran allí. Este órgano es tan increíble que se regenera y se lubrica a si mismo, e incluso ayuda a expulsar algunas toxinas. La piel también es capaz de alertar acerca de algunas enfermedades cambiando de color, de textura, con la aparición de granos, aparición de lunares, etc. Por esto es muy importante estar pendiente de su apariencia y de su estado ya que puede estar advirtiendo acerca de algo más complejo.

Aun así, a veces las personas no son conscientes de lo importante que es cuidar de la piel y todos los beneficios que esto puede tener, no sólo para mejorar su aspecto, sino para mejorar la salud en general. Primero y principal, cuidarla es muy importante porque una piel sana es capaz de luchar contra los signos del envejecimiento y evitar enfermedades potenciales, como alergias cutáneas, llagas y acné. Una piel poco cuidada es más susceptible a enfermedades e infecciones y sana de las heridas más lentamente.

También es muy importante cuidar el aspecto de ella, ya que una piel sana se ve hidratada y con fuerza, mientras que una que no obtiene los cuidados adecuados tiende a verse opaca, pálida y sin vida. Además, esto puede causar que las arrugas sean más pronunciadas y más profundas y que aparezcan manchas o zonas moradas, así como puede perder muchos nutrientes por lo cual se vuelve más fina y débil.

¿Qué hacer para cuidar de ella? Es muy sencillo. Tener una alimentación adecuada y tomar mucha agua es el primer paso, pues los cambios siempre son mejores si ocurren de adentro hacia afuera. El segundo paso es utilizar los productos del cuidado personal que se adapten a tus necesidades según tu tipo de piel. Es importante no sobreexponerla al sol y siempre usar protector solar. Si crees que tienes algún problema más grave, ve al dermatólogo. De esta manera, evitas auto medicarte y cuidas tu piel de la mano de un experto en el tema.

Recuerda que la piel es tu carta de presentación y sólo tenemos una. Por esto quieres que esté perfecta, así que siempre debes darle el cuidado adecuado y no minimizar su importancia. 

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

La piel como barrera protectora

Hay una gran cantidad de detalles de la piel de los que no se habla mucho y uno de ellos es su función como capa protectora o la barrera cutánea.

Leer más