Laboratorios FC Pharma

¿El estiramiento debe ir antes o después de realizar la actividad física?

¿El estiramiento debe ir antes o después de realizar la actividad física?

Un tema de conversación bastante común entre las personas que realizan deporte es si el estiramiento debe ir antes o después de realizar la actividad física. Lo cierto es que ambos tienen varios beneficios para el cuerpo que son importantes al momento de realizar la actividad física y prevenir lesiones. Se debe tomar en cuenta que hacerlo durante el tiempo necesario también es importante, pues estirar 5 minutos al día no es suficiente para obtener sus beneficios.

¿Por qué es importante estirarse antes de la actividad física? 

Cuando los músculos pasan mucho tiempo en reposo tienden a estar fríos, por lo cual empezar a hacer ejercicios de alto impacto inmediatamente puede causar lesiones musculares. Estirar antes del entrenamiento es una buena manera de calentar los músculos y hacer que poco a poco se preparen para la actividad física que se va a realizar. Además, esto ayudará a que tengan la flexibilidad necesaria para hacer diversas posturas y ejercicios.

Se debe tomar en cuenta que el estiramiento debe realizarse con cuidado y sin ejercer mucha presión, ya que al estar los músculos fríos puede ocurrir una lesión si se hace con mucha intensidad.

¿Por qué estirarse después de la actividad física?

Es normal que después de realizar ejercicio las personas estiren, y esto es porque los músculos pueden quedar tensos y rígidos al haber sido sometidos a una actividad de alto impacto, por lo cual estirarlos es una buena manera de hacer que se relajen y evitar lesiones musculares, así como calambres y dolores posteriores.

Por otra parte, estirar después del ejercicio ayuda a que el cuerpo libere todo el estrés y la carga a la que fue sometido. En este caso, también deben ser estiramientos suaves, pues durante el ejercicio ocurren micro-roturas en los músculos que son la causa de los dolores posteriores, y estirar con mucha fuerza podría ocasionar que estas se agraven.

En general, estirar antes y después del ejercicio puede tener beneficios como: menor rigidez lo cual ayudará a evitar el desgaste de las articulaciones, ayudará a evitar lesiones musculares, reducirá las molestias, aumentará la circulación del cuerpo, y mejorará la postura ya que estirar con frecuencia la espalda y la zona lumbar ayudará a mantenerse más recto. Además, se mejorará la movilidad en general, ya que el estiramiento hace que las articulaciones se suelten y nos permitan más flexibilidad, manteniéndolas saludables. 

Otros expertos aseguran que el mejor momento del día para estirar es en la noche antes de irse a dormir. Esto porque durante el día nuestro cuerpo está sometido a la fuerza de la gravedad, que junto con el estrés, posturas específicas mantenidas, y esfuerzos mecánicos pueden causar una tensión en nuestro sistema músculo-esquelético que debemos liberar antes de ir a dormir. Al hacerlo, la musculatura liberará esta presión y al irnos a acostar inmediatamente el efecto perdurará durante la noche, haciendo que despertemos con el cuerpo más ligero. Cada estiramiento debe durar alrededor de 10 a 15 minutos.

Usualmente, muchas personas no se toman el tiempo de estirar porque no comprenden cuál es su importancia o porque están tan apuradas con la rutina diaria que al hacer ejercicio no quieren alargarlo o perder más tiempo estirando, pero ahora que conoces todos los beneficios que tiene, es importante que le dediques el tiempo que se merece por la salud de tus músculos y tu salud en general. 

Mousse de chocolate y aguacate: la receta perfecta para comer dulce sin culpas

La merienda de la tarde suele ser la comida que más le causa dolores de cabeza a las personas que están tratando de bajar de peso o simplemente tener una mejor alimentación. Por más que se trate de ignorar, ese antojo de comer algo dulce a media tarde siempre aparece. Sin embargo, hay diversas recetas que se pueden hacer para satisfacer ese antojo y aun así comer algo saludable. Una de esas es este delicioso mousse de chocolate a base de aguacate, sencillo de hacer y muy rico. Puede sonar un poco raro, pero no te preocupes, el aguacate es sólo para darle consistencia y no sabor, así que quedará delicioso y con una textura increíble.

Los ingredientes que se necesitan para esta receta son muy sencillos:

  • 125 gramos de chocolate oscuro (debe ser mínimo 60% de cacao)
  • Dos aguacates maduros
  • 20 gramos de cacao en polvo (debe ser puro)
  • 125 ml de leche de almendras (o cualquier otra leche baja en grasas)
  • 3 ml de esencia de vainilla
  • Miel o edulcorante al gusto

Preparar esta receta es extremadamente fácil y no te tomará más de 15 minutos. La preparación va de la siguiente manera:

Paso 1: Debes picar el chocolate en trozos y ponerlo en una olla a fuego bajo para que se funda, removiendo constantemente para evitar que se queme. Otra opción es colocarlo en un bol que sea apto para el microondas y calentarlo en intervalos de 20 a 30 segundos, sacándolo y removiendo entre cada uno para evitar que se queme.

 

Paso 2: Una vez que el chocolate está derretido, se deja reposar para que se ponga a temperatura ambiente. Mientras tanto, se pica el aguacate y se le quita la semilla del centro y la concha, quedándose sólo con el centro blando del aguacate.

 

Paso 3: Triturar el aguacate junto con el cacao en polvo, la leche de almendras y la esencia de vainilla. Esto lo puedes hacer a mano o en un procesador de alimentos, lo importante es que quede una textura cremosa y no se sientan los trozos de aguacate. Debe quedar como una crema homogénea.

 

Paso 4: Se agrega el chocolate fundido a la mezcla y se vuelve a pasar todo por el procesador hasta que esté unido. Una vez listo, se le va agregando el dulce al gusto. Lo recomendado es agregar un poco y probar, agregar y probar, hasta que quede con el sabor perfecto.

 

Paso 5: se coloca en vasitos o en algún recipiente donde se vaya a servir y se lleva a la nevera alrededor de 6 a 8 horas para que tome la consistencia necesaria y se enfríe, además de perder el sabor a aguacate.

Si deseas agregarle un toque extra, puedes hacer un merengue con clara de huevo y edulcorante, colocarlo sobre el mousse y espolvorear un poco de cacao en polvo por encima. Esto no sólo lo hará lucir como un postre elaborado y gourmet, sino que le agregará un toque de sabor especial.

¡Y listo! Ya tienes la merienda perfecta. Esta receta también puede utilizarse como postre luego de una comida ligera, a media mañana o incluso en la noche. Es perfecta para dar ese toque dulce a cualquier momento del día. Atrévete a prepararlo y disfrutar sin ningún tipo de culpas

Celiaquía: comer sin gluten no es solo una moda

Celiaquía: comer sin gluten no es solo una moda

A medida que la moda naturalista avanza y crece, se han popularizado muchas dietas que buscan aumentar la ingesta de comida natural y reducir los alimentos demasiado procesados. Estas nuevas formas de comer son muy beneficiosas, pero han traído consigo el aumento de dietas que no son realmente buenas pues puede afectar la correcta alimentación de la persona. Entre estas se incluye una que se ha hecho muy popular: la dieta sin gluten. Esta dieta es usualmente implementada por personas celíacas o personas que presenten algún tipo de intolerancia a esta proteína, pero otras la han incluido como un hábito porque afirman que disminuye la hinchazón y ayuda a perder peso, además de reducir otros tipos de síntomas inflamatorios. Pero, ¿de dónde nació esto y quienes son los que realmente no pueden comer gluten?

El gluten es una proteína que se encuentra en varios tipos de cereales como la avena, la cebada, el trigo, la malta y otros que son menos conocidos. Su función es actuar como aglutinante en las masas de panadería y pastelería, logrando así una consistencia firme al unir las moléculas de cada uno de los ingredientes. El gluten, por estas propiedades, puede estar presente hasta en el 50% de los productos de la industria alimentaria, suponiendo un riesgo y obligando a las personas alérgicas a él a llevar una dieta muy restrictiva.

La celiaquía es una condición que padece cerca del 2% de la población mundial que hace que el sistema inmunológico reaccione alérgicamente al gluten, causando una inflamación de las mucosas del intestino delgado. En estos casos, hasta la más pequeña ingesta de gluten puede causar daños severos, sobretodo a las vellosidades que lo recubren, las cuales pueden llegar a destruirse. Esto puede causar problemas extremadamente graves porque las vellosidades intestinales son las encargadas de absorber todas las vitaminas y nutrientes de las comidas ingeridas, y al ser destruidas no podrían cumplir esta función, pudiendo incluso causar malnutrición. Sin embargo, la ingesta de gluten no es indispensable para el cuerpo, por lo cual los celíacos pueden fácilmente sustituir este tipo de alimentos por otros como carne, pescado, legumbres, huevos y vegetales.

La enfermedad celíaca puede presentarse de muchas maneras. Lo más común es que se manifieste con síntomas digestivos, como por ejemplo diarrea, vómito y anemia, aunque también pueden presentarse otros como dolor o distensión abdominal, disminución del apetito, gases e incluso estreñimiento. Algunas veces pueden presentarse síntomas en otras partes del cuerpo causados por la poca absorción de nutrientes en periodos prolongados de tiempo. Algunos de estos síntomas son fatiga, pérdida del cabello, calambres musculares, sangrado nasal, depresión o ansiedad. Uno de los principales síntomas que se presenta, sobretodo en niños pequeños, son cambios de humor e irritabilidad. A pesar de todo esto, hay personas que padecen la enfermedad pero no muestran ningún tipo de síntoma, es por esto que la dieta recomendada por un especialista no debe ser suspendida en ningún caso, ni siquiera si la persona ya se siente bien, y debe llevarse de por vida.

Hay otras enfermedades que se relacionan a la celiaquía y pueden mostrar síntomas similares. Una de estas es la sensibilidad al gluten no celíaca, que causa reacciones a esta proteína con síntomas muy similares pero los anticuerpos que presenta son negativos por lo cual la persona no califica como celíaca. Otras pueden ser la dermatitis herpetiforme, la cual aparece en uno de cada cuatro pacientes diagnosticados con esta condición y es la manera en la que la enfermedad se evidencia en la piel, causando picazón.

La celiaquía no se puede curar, pero como ya se ha mencionado, el tratamiento para esta condición es llevar una dieta libre de gluten de por vida. Esto ayudará a que los síntomas desaparezcan y a que se recuperen las vellosidades dañadas del intestino. Es posible que el profesional le recomiende suplementos de vitaminas y minerales, pero la recuperación total del paciente puede tomar de 2 a 3 años.

Si se presentan síntomas de celiaquía es mejor asistir al médico, pues los síntomas son muy parecidos a los de otras enfermedades intestinales. Si se tiene alguna sospecha de padecer esta enfermedad no se debe comenzar una dieta sin gluten antes de asistir al doctor pues hacerlo puede afectar el diagnóstico. Tampoco recomendamos que las personas que no presentan celiaquía lleven una dieta sin gluten que no esté supervisada por un nutricionista especialista en el tema, pues los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo, y eliminarlos puede ser perjudicial para la salud.