Laboratorios FC Pharma

Se me está cayendo mucho el cabello: ¿será que tengo alopecia?

Se me está cayendo mucho el cabello: ¿será que tengo alopecia?

La pérdida del cabello afecta a un 50% de los hombres y a un 30% de las mujeres en algún momento de su vida. Esta caída del cabello anormal es lo que se conoce como alopecia. Puede hacer sentir muy incómodo al que lo padece y ser un peso emocional fuerte. Por esto, no debe ser tratado como algo estético, sino que es un problema médico tan importante como cualquier otro.

La alopecia se presenta cuando la persona pierde mucho cabello (la cantidad normal que se desprende son 100 pelos diarios aproximadamente). Si la persona pierde mucho más de eso, está sufriendo una caída del cabello anormal (alopecia) que puede ser causada por diversos factores. Entre los más comunes se encuentran:

     La mayoría de las personas pierde gran cantidad de cabello a avanzada edad. Este tipo de calvicie usualmente no está relacionada con ninguna enfermedad, sino que simplemente es por el envejecimiento.

     Una alimentación desequilibrada que aporte pocos nutrientes y minerales necesarios para el cuerpo también puede causar una caída del cabello extrema.

     El estrés es uno de los principales factores que causa que el cabello se caiga. Incluso, puede ser notorio el cambio en cuestión de días.

     El abuso de lavado del cabello, secador, o peinarse demasiado fuerte también puede debilitar la raíz y hacer que se caiga más.

     Enfermedades como el lupus, hipotiroidismo, anemia o incluso la sifilis pueden hacer que se sufra de alopecia.

     Mujeres que acaban de dar a luz también pueden presentar una pérdida del cabello.

Hay muchas personas que no saben reconocer si están perdiendo una cantidad de cabello extrema o no. La razón es que en la mayoría de los casos la piel luce un aspecto normal sin hinchazón, alergias o rojeces. Para poder reconocerlo se debe estar atento a síntomas como: molestias o picor en el cuero cabelludo, exceso de caspa o de grasa, despertarse con muchos pelos en la almohada o que al lavar y peinar el cabello se caiga más de lo normal.  En las mujeres, la pérdida del cabello tiende a presentarse en la parte superior de la cabeza, mientras que en los hombres se presenta en los laterales o en la frente.

Para poder solucionar la alopecia, es imprescindible poder identificar estos síntomas a tiempo y comenzar tratamiento. Los encargados de tratarla son los dermatólogos; la tricología es la rama de la dermatología que se especializa en la alopecia. Estos harán todos los procesos necesarios para detectarla e identificar su tipo. Los exámenes necesarios usualmente incluyen una investigación minuciosa de su historia clínica, chequeo visual de las uñas y del cuero cabelludo, analizar algunos cabellos bajo el microscopio para estudiar su raíz y, en algunos casos excepcionales, se puede necesitar una biopsia cutánea.

Una vez detectada la causa, el tratamiento puede variar de persona a persona. Hasta ahora, no existe un medicamento que cure la alopecia, sino que ayuda a mejorarla hasta que el pelo se recupera solo. Si la caída del cabello no fue grave, es probable que crezca de nuevo sin necesidad de atención extra. En otros casos más severos se pueden necesitar algunos tratamientos tópicos como minoxidil combinado con pastillas como la finasterida. Otros tratamientos comunes son inyecciones de cabello, mejor conocidos como injertos de cabello con la técnica pelo a pelo, y tratamiento con luz ultravioleta.

No existen maneras específicas de prevenir la alopecia. Sin embargo, mantener una dieta saludable, un estilo de vida activo, cuidarse el cabello y no sobrexponerse al sol son acciones que pueden fortalecer el cuero cabelludo y aumentar la salud capilar. Si sospechas que tienes alopecia, lo más recomendable es asistir a un médico que haga un correcto diagnóstico y comenzar tratamiento lo antes posible para evitar que la situación empeore.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

Cabello hermoso: lúcelo siguiendo estos consejos

Es mejor cuidar el cabello desde un principio que luego buscar soluciones para el daño ya hecho. Con estos tips cuidar de él será tarea fácil.

Leer más

Cabello hermoso: lúcelo siguiendo estos consejos

Cabello hermoso: lúcelo siguiendo estos consejos

En un artículo anterior (Los mejores remedios naturales para un cabello saludable) conversamos sobre mezclas naturales que pueden ayudar a reparar los daños que ha sufrido tu melena. La verdad, es que lo ideal sería cuidar el cabello desde el principio. De esta forma, luego no debes invertir tiempo buscando soluciones para el daño ya hecho. Para prevenir el maltrato de las hebras capilares, es mejor tomar las precauciones necesarias. Con las sencillas instrucciones que te dejamos a continuación, cuidar de ellas será tarea fácil.

Mantener tu cabello saludable comienza con el lavado. Lavarlo todos los días puede eliminar del cuero cabelludo las grasas naturales que el cuerpo produce. Si tienes tendencia a sufrir de piel seca, el lavado excesivo puede causar que la piel se descame y se produzca caspa. Por otro lado, si tienes el cuero cabelludo graso, la remoción de estas sustancias oleosas hará que la piel produzca más sebo para mantenerse hidratada. Por ende, tendrás el pelo aún más grasoso.

Otro paso a tomar en cuenta (y que sorpresivamente es denegado por muchas personas) es el uso del acondicionador. La función principal del acondicionador es hidratar las puntas del pelo y cerrar la cutícula, manteniendo la humedad en las hebras por más tiempo. Hay diversos acondicionadores que cumplen distintas funciones (por ejemplo, acondicionador anti-frizz) por lo cual siempre habrá uno que se adapte a tus necesidades. Si tienes el cabello seco, debes aplicarlo en toda la cabeza, mientras que si tienes el cabello graso aplícalo sólo de medios a puntas. Es necesario usar este producto luego de cada lavado y debe ser enjuagado con abundante agua.

Por más que nos guste, utilizar agua demasiado caliente para lavarse el pelo puede debilitar la raíz y aumentar su caída. Además, esto puede deshidratar las hebras capilares y darles un aspecto seco y sin vida, así que lo recomendado es lavarlo con agua fría o templada.

Luego de lavarlo, es común retirar el exceso de agua con una toalla, pero esto no debe hacerse frotando el pelo. Si quieres retirar la humedad, debes hacerlo con pequeños toques y luego dejarlo secar al aire libre. Si en ocasiones especiales necesitas utilizar el secador o la plancha, hazlo a una temperatura baja que reduzca el daño de estas herramientas. También te recomendamos que apliques un protector de calor y lo dejes secar antes de someter tu pelo a altas temperaturas. Este producto funciona como un protector solar, solo que en este caso está diseñado específicamente para proteger tu cabello del calor.

No desenredes el cabello con cepillos o peines que sientas que lo parten o tiran demasiado de él. Lo ideal es desenredarlo con los dedos dentro de la ducha al momento de utilizar el acondicionador o luego al aplicar una crema para peinar. Esto ayudará a disminuir el frizz y el quiebre del pelo, además de darle un aspecto más suave. Si igual no queda bien desenredado, procura peinarlo cuando ya esté seco para reducir el quiebre. Comienza por las puntas y ve subiendo hacia la raíz, así evitas que algunos nudos extremos se formen y tengas que jalarlo aún más. Puedes probar también desenredando el cabello seco antes de lavarlo.

Otro tip que se puede aplicar es tener fundas de satén para las almohadas y así evitar que se esponje el cabello o que se maltrate durante la noche. Mantener una buena alimentación y tomar grandes cantidades de agua también es ideal para que el aspecto del pelo sea suave y brillante, ya que consumir la cantidad de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita diariamente ayudará a que muchas de ellas vayan a las hebras capilares. Aunque tu pelo tenga un aspecto sano, realizar hidrataciones periódicas con ampollas o mascarillas naturales puede ayudar a mantenerlo, a la vez que repara cualquier pequeño daño.

Cuidar de tu cabello con antelación es mucho mejor que luego estar reparando el daño, así que escoge buenos productos, no lo sometas al calor extremo, aliméntate bien y disfruta de tu pelo al natural.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

La piel como barrera protectora

La piel es el órgano más extenso y uno de los más importantes del cuerpo. Por esto, cuidarla debe ser parte de la rutina diaria de todas las personas.  Sin embargo, hay una gran cantidad de detalles de la piel que aún quedan por conversar ya que es bastante compleja. Uno de ellos es la capa protectora de la piel, o la barrera cutánea.

Leer más

Dermaplaning: el tratamiento que ha revolucionado las redes sociales

Dermaplaning: el tratamiento que ha revolucionado las redes sociales

El dermaplaning es un tratamiento estético que se originó en Japón. Se utiliza desde tiempos muy antiguos, pero se hizo popular en la década de los 70 (se dice que celebridades como Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor lo practicaban). Sin embargo, se ha hecho realmente conocido recientemente, justo cuando las personas comenzaron a buscar procedimientos para lucir una piel más hermosa y sin imperfecciones. El dermaplaning es algo controversial, pues hay opiniones distintas. Aquí exploraremos un poco de qué trata este procedimiento.

El dermaplaning es un tratamiento en el cual se hace una exfoliación del rostro utilizando un bisturí de calibre 10 o un dermatomo. Este instrumento es una especie de cuchilla afilada y con ella se raspa delicadamente la piel. Al hacer esto, se remueve toda la capa superficial de células muertas, así como el vello que recubre el rostro (conocido comúnmente como piel de durazno). Así, se logra lucir una textura extremadamente suave, sedosa y más brillante. Este tratamiento puede durar cerca de 30 minutos. Se hace estirando la piel de la cara con una mano y con la otra mano se pasa la navaja en movimientos cortos y rápidos. Puede sonar un poco extraño, pero este procedimiento es avalado por la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos, los cuales defienden sus efectos.

Los beneficios que se le atribuyen son: una piel más brillante y suave, reducción de arrugas y manchas de acné, aplicación de maquillaje más suave y pulcra, ayuda a que los productos para la piel penetren más fácilmente y estimula la producción de colágeno. A pesar de esto, hay varios especialistas que afirman que, aunque sí deja la piel más suave y por ende el maquillaje se ve más liso, no ayuda con la reducción de líneas de expresión, no reduce las manchas del acné y que definitivamente no estimula la producción de colágeno.

La principal duda de las personas al momento de realizarlo es si el tratamiento duele y la respuesta es que no. La sensación es algo parecida a la de afeitarse las piernas, sólo que se siente en la cara. Otra inseguridad común es la creencia de que este tratamiento hará que el vello crezca más grueso, lo cual no es cierto. Esto es un mito urbano ya que está demostrado que afeitarse no hace que los pelos crezcan más gordos y oscuros. Se puede sentir así porque crecen afilados y otorgan una textura ligeramente rasposa, pero cuando vuelven a su longitud normal no hay diferencia con el vello que se tenía originalmente. En los hombres es común que el vello de la barba se engrose con los años, pero no tiene nada que ver con el afeitado.

Es recomendado repetir este tratamiento constantemente, ya que no es mágico y los vellos volverán a crecer. De la misma manera, se acumularán de nuevo las células muertas en la superficie de la piel. Este proceso toma de 3 a 4 semanas. Ese es el tiempo que la piel toma para volver a su estado natural y en el que se tendrá que repetir el procedimiento. Hacerlo no debe presentar ningún problema ni riesgo siempre que se lleve a cabo de la mano de un profesional que sepa sobre el tema. También es importante saber que el tratamiento puede ser realizado por personas con cualquier tipo de piel excepto si se tiene una piel con tendencia acnéica o con acné activo. Esto puede causar más irritación e inflamación, haciendo que aparezcan aún más imperfecciones. Las mujeres que sufren de rosácea tampoco deberían realizarse este tratamiento.

El mayor riesgo que presenta esta práctica es la hiperpigmentación. Luego de realizarla, la piel queda sensible a los rayos UV, por lo que es importante utilizar protector solar siempre para evitar que aparezcan manchas. Es recomendado consultar con el doctor si se tiene la piel oscura o morena ya que puede haber un riesgo de que esta se decolore. Otro riesgo es que ciertos profesionales afirman que afeitarse la piel puede volverla débil y frágil, siendo más propensa a los signos del envejecimiento.

Actualmente, este tratamiento se ha vuelto tan popular que incluso hay marcas que venden pequeñas navajas afiladas para que las personas lo realicen en casa. La verdad es que esto no es muy recomendable. Siempre es mejor hacerlo con un especialista que utilice un bisturí y no con una afeitadora común. Ahora que sabes esto, ¿te atreverías a “afeitarte” la cara para lucir una piel más suave y brillante?

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?

La piel es el órgano más grande de todo el cuerpo, el más versátil y el único que siempre está expuesto al mundo exterior. Ella es capaz de reflejar muchas cosas, como la edad de la persona, el estado físico e incluso el estado emocional. Es por esto que cuidarla es muy importante.

Leer más

Caspa, cabello grasoso y picazón: ¿podría tener dermatitis seborreica?

Caspa, cabello grasoso y picazón: ¿podría tener dermatitis seborreica?

La mayoría de las personas han experimentado al menos una vez en su vida alguna afección o irregularidad de la piel. Las más comunes son la caspa, sobreproducción de grasa o algún tipo de picor. Estos síntomas son normales y pueden presentarse por distintas causas, pero cuando se presentan juntos y son graves pueden estar indicando algo mayor, como la dermatitis seborreica. Aquí explicaremos lo que debes saber para descubrir si podrías tener esta condición.

La dermatitis seborreica es una enfermedad que usualmente se presenta en el cuero cabelludo, causando manchas escamosas, costras amarillentas y caspa constante. Además, puede causar que la piel esté ligeramente enrojecida. Otras zonas del cuerpo como la cara y el pecho también pueden desarrollar esta condición.

Los expertos aún no saben específicamente qué la causa, pero en su mayoría puede estar relacionada con la Malassezia. Este es un hongo que vive en la piel y se aloja donde hay más concentración de glándulas sebáceas. Otras causas pueden ser una reacción contraproducente del sistema inmunitario, genética y algún cambio en el funcionamiento de la barrera cutánea. Sin embargo, se han notado ciertos patrones en las personas que tienen esta condición. Un factor de riesgo son algunas enfermedades neurológicas y psiquiátricas como depresión o Parkinson. Personas que tengan un sistema inmunitario debilitado (como los que sufren de VIH o que han tenido trasplantes de órganos) pueden ser más propensos a padecer este tipo de dermatitis. Otros factores de riesgo incluyen obesidad, cansancio y consumo excesivo de alcohol.

Los principales síntomas son: picazón, enrojecimiento de la piel, hojuelas de piel y caspa en el cuero cabelludo, así como en otras zonas como la barba, las cejas y el bigote. También aparecen manchas de un color amarillento que son extremadamente grasosas y tienden a descamarse. Las personas que sufren de esto suelen empeorar cuando están pasando por momentos de mucho estrés o en temporadas frías, mientras que al estar bajo el sol o al aire libre mejoran.

Una de las preguntas más comunes es ¿cómo sé si debo consultar a un médico? La respuesta es que debes asistir a un dermatólogo que pueda revisarte y ayudarte si: los síntomas son demasiado graves, sospechas que la piel puede estar infectada, no te permite llevar una vida normal, no te permite dormir, te sientes muy incómodo o consciente de ti mismo, o si te causa ansiedad y depresión.

Al hacer la visita a un médico, comenzará analizando las zonas afectadas a la vez que hace algunas preguntas sobre los síntomas que tienes. En casos especiales, se deberá tomar una muestra de piel para examinarla y descartar otras enfermedades similares como la psoriasis, la rosácea o la dermatitis atópica. Una vez identificada la enfermedad, comienza el tratamiento. Al principio, el doctor recetará champús y cremas tópicas de venta libre que sean anticaspa.

Hay distintos tipos de recomendaciones para controlar esta condición. Los más comunes son: mantener la piel siempre limpia con champús o jabones especiales que no sean demasiado agresivos con ella, aplicar cremas para mantener la piel hidratada y evitar productos para el cabello que puedan contener algún tipo de alcohol. Si se presenta en otras zonas del cuerpo que no sea el cuero cabelludo, es recomendado usar ropa de algodón o tela suave que no cause más irritación. Si esto no funciona, entonces se recurrirá a tratamientos más agresivos como champús y jabones medicados.

A pesar de que la enfermedad es incurable, el tratamiento y buena atención de la misma podrá ayudar a tener una vida normal al mantener los síntomas bajo control. Es posible que sea necesario probar distintos tratamientos y combinaciones hasta que se encuentre la que mejor funciona para cada una de las personas. 

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

Remedios naturales para un cabello saludable

Hay muchísimos productos que prometen resultados mágicos. Sin embargo, según varios estudios la mayoría de ellos tienen químicos que pueden dañar el cabello en lugar de sanarlo. Esto ha causado que las personas comiencen a buscar otras alternativas y en este artículo te dejamos los mejores remedios naturales para tu cabello.

Leer más

La piel como barrera protectora

La piel como barrera protectora

La piel es el órgano más extenso y uno de los más importantes del cuerpo. Por esto, cuidarla debe ser parte de la rutina diaria de todas las personas. En un artículo anterior (qué es la piel y por qué debes cuidarla) mencionamos todo lo que se refiere al conocimiento básico y acciones esenciales para mantenerla saludable. Sin embargo, hay una gran cantidad de detalles de la piel que aún quedan por conversar ya que es bastante compleja. Uno de ellos es la capa protectora de la piel, o la barrera cutánea.

Como sabemos, la piel cumple innumerables funciones de protección para el cuerpo, de las cuales la mayoría se desarrolla en el estrato córneo. Este, junto a la epidermis, conforma la capa superficial de la piel, la cual realmente es la que recibe todas las agresiones del medio ambiente. El estrato córneo es una estructura bastante especializada. Entre sus cualidades la que más resalta es ser impermeable a pesar de tener pequeños canales que permiten su hidratación y flexibilidad. La estructura del estrato córneo es descrita como una pared de ladrillos, compuesta principalmente por proteínas y lípidos intercelulares. Entre sus funciones está minimizar la pérdida de agua. Al mismo tiempo, evita que agentes nocivos como microorganismos, agentes químicos y alérgenos penetren en nuestro cuerpo.

La salud de esta barrera cutánea puede depender de muchas cosas. Por ejemplo, el envejecimiento, la raza, el estrés, el cuidado que le brinde cada persona, la nutrición, etc. Incluso puede depender de otras diferentes patologías que pueden desencadenar reacciones y procesos inflamatorios en la piel. Otro tipo de complicaciones metabólicas pueden causar una sobreproducción de grasa, piel extremadamente seca, descamación excesiva o engrosamiento de la piel.

El principal indicio de que la barrera cutánea se está debilitando es la deshidratación. Esta se presenta con tirantez, arrugas, líneas finas que aparecen en la piel y un aspecto opaco y sin vida. Para cuidar esta barrera cutánea, es importante hidratar la piel. Esta hidratación va a permitir la descamación de las capas más superficiales de la piel (es decir, la remoción de células muertas). Como se mencionó antes, la barrera cutánea está constituida principalmente por lípidos intercelulares, los cuales son ceramidas, colesterol y ácidos grasos. Utilizar productos de cuidado de la piel que contengan estos ingredientes puede ayudar a mantenerla hidratada y saludable. Algunos compuestos como la glicerina o la niacinamida pueden ayudar a aumentar la síntesis de ceramidas.

Para protegerla, es importante tener presente todas las cosas que pueden llegar a debilitarla. Por ejemplo, limpiadores muy alcalinos, medicamentos fuertes para el acné, consumo de alcohol, cambios en la alimentación, cambios hormonales, estrés y lavado o exfoliación excesiva. En general, cualquier acción que pueda causar irritaciones o reacciones alérgicas, como exposición excesiva al sol, dañará tu piel. 

Sin embargo, los daños causados a la barrera cutánea pueden ser reversibles si se empieza a ser consciente de ello y a querer mejorarla. El uso constante de productos adecuados, una buena alimentación y visitas al dermatólogo pueden ayudar a recuperarla completamente. De esta manera, podremos permitirle cumplir su función: protegernos de agentes externos que nos puedan hacer daño.

La piel juega un papel importante en nuestro aspecto físico, pero no se hace tanto énfasis en cuidarla sólo por estética, sino que va mucho más allá. Cuidar de la piel mantiene a las personas saludables ya que le permite cumplir todas estas funciones que son básicas y esenciales para nosotros.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

Remedios naturales para un cabello saludable

Utiliza estos remedios naturales para lucir un cabello saludable, libre de maltrato y sin el exceso de químicos de los productos comerciales.

Leer más

Remedios naturales para un cabello saludable

Remedios naturales para un cabello saludable

A todas las personas, tanto hombres como mujeres, les gusta tener un pelo espectacular y envidiable como las cabelleras que aparecen en los comerciales. El problema es que existen diversos tipos de cabello y la mayoría de ellos no son tan brillantes y sedosos como quisiéramos. Además, la hebra puede debilitarse al estar sometida a las agresiones constantes del medio ambiente y al calor extremo de secadores y planchas. Es por esto que hay muchísimos productos que prometen resultados mágicos. Sin embargo, según varios estudios la mayoría de ellos tienen químicos que pueden dañar el cabello en lugar de sanarlo. Esto ha causado que las personas comiencen a buscar remedios naturales que puedan mejorar su aspecto sin el maltrato y el uso excesivo de químicos.

Los tratamientos más comunes para mejorar el cabello seco o dañado son con productos de alto contenido graso, como la mayonesa y el aceite de oliva. En el caso de la mayonesa, puede ayudar a hidratar el cabello, pero no se recomienda usar en la raíz si se tiene pelo graso. Si alguien quiere combatir descamación en el cuero cabelludo o hidratar desde la raíz, se recomienda usar aceite de oliva y luego lavar bien el cabello. Si se quieren combinar ambos se puede hacer una mascarilla mezclando mayonesa, aceite de oliva, aceite de ricino y alguna cápsula de vitamina E. La cantidad de los ingredientes depende de la longitud del cabello, pero debe ser suficiente para cubrir, como mínimo, de medios a puntas. Se debe dejar actuar la mezcla por aproximadamente 20 minutos y luego lavar con agua tibia.

El aloe vera y la cerveza son ingredientes que se pueden utilizar en toda la cabellera gracias a sus propiedades hidratantes sin tanto contenido de grasas. La inclusión de la cerveza puede sonar algo extraño, pero es una bebida que tiene gran cantidad de polifenoles. Estos actúan como antioxidantes y protegen el pelo de las agresiones externas. Para obtener sus beneficios, se puede preparar una mascarilla con el gel del aloe vera, aceite de oliva y cerveza. Se mezclan los ingredientes y se recubre todo el cabello, permitiéndole actuar por 15 minutos y luego enjuagando con agua tibia. Se puede repetir el procedimiento una vez a la semana o cada 15 días para lucir una cabellera hermosa y protegida.

Otro truco que puedes hacer es agregar unas gotas de miel a tu acondicionador o champú y lavar el cabello como siempre lo haces. La miel tiene grandes propiedades dermatológicas y puede ayudar a lucir una cabellera hidratada y suave según el Journal of Cosmetic Dermatology. El huevo, tanto la clara como la yema, también es muy recomendado para las mascarillas por la cantidad de proteínas y grasas saludables que contiene.

Si vas a realizar alguna de estas mascarillas o simplemente aplicarás alguno de estos productos a tu cabello debes recordar que este tipo de preparaciones naturales no necesariamente sustituyen productos de alta gama que sean dermatológicamente probados, pero pueden ser un buen complemento y ayudar a lucir la cabellera espectacular que todos queremos.

Recuerda esta frase: nunca te automediques. Si estás sufriendo de alguna condición como sequedad extrema, alopecia o algún tipo de irritación, lo más recomendado es que asistas a un dermatólogo que pueda darte un correcto diagnóstico y tratamiento. De ninguna manera estos elementos, por más beneficiosos que sean para darle un empujón a la cabellera que deseas, pueden sustituir un tratamiento dermatológico. Con esto en mente, inténtalo y descubre cuál de todas estas opciones es la que te presenta mejores resultados.

¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?

Si te gustó este artículo sobre el cabello también puede interesarte "¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?"

Ir al artículo

¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?

¿Qué es la piel y por qué debes cuidarla?

La piel es el órgano más grande de todo el cuerpo, el más versátil y el único que siempre está expuesto al mundo exterior. Ella es capaz de reflejar muchas cosas, como la edad de la persona, el estado físico e incluso el estado emocional. Es por esto que cuidarla es muy importante.

Este órgano está formado de dos grandes capas: la dermis y la epidermis. La epidermis es la capa exterior de la piel y puede cambiar de grosor dependiendo de dónde se encuentre. Por ejemplo, la epidermis en la planta de los pies es mucho más gruesa que la de los párpados. Luego, está la dermis, que es la encargada de producir el colágeno y darle la elasticidad.

Algunos de los datos de la piel pueden parecer impresionantes. Por ejemplo, esta tiene cerca de 200 terminaciones nerviosas por metro cuadrado y 17 mil terminaciones táctiles. Otro dato es que este órgano muda cerca de 19 kilogramos de células muertas alrededor de toda la vida de una persona. La piel, dependiendo de cada quien, puede llegar a ocupar de 1.5 a 2 metros cuadrados y pesar entre 3 y 5 kilogramos, que, con el tejido subcutáneo, puede llegar a constituir hasta el 16% del peso corporal total.

Este órgano cumple muchísimas funciones en nuestro cuerpo. La principal es que nos protege de los agentes externos y de bacterias, así como del frío y del calor, ya que ayuda a regular la temperatura del cuerpo a través de los vasos sanguíneos y la producción de sudor. Hay que recordar que es en la piel que tenemos el sentido del tacto gracias a las terminaciones táctiles que se encuentran allí. Este órgano es tan increíble que se regenera y se lubrica a si mismo, e incluso ayuda a expulsar algunas toxinas. La piel también es capaz de alertar acerca de algunas enfermedades cambiando de color, de textura, con la aparición de granos, aparición de lunares, etc. Por esto es muy importante estar pendiente de su apariencia y de su estado ya que puede estar advirtiendo acerca de algo más complejo.

Aun así, a veces las personas no son conscientes de lo importante que es cuidar de la piel y todos los beneficios que esto puede tener, no sólo para mejorar su aspecto, sino para mejorar la salud en general. Primero y principal, cuidarla es muy importante porque una piel sana es capaz de luchar contra los signos del envejecimiento y evitar enfermedades potenciales, como alergias cutáneas, llagas y acné. Una piel poco cuidada es más susceptible a enfermedades e infecciones y sana de las heridas más lentamente.

También es muy importante cuidar el aspecto de ella, ya que una piel sana se ve hidratada y con fuerza, mientras que una que no obtiene los cuidados adecuados tiende a verse opaca, pálida y sin vida. Además, esto puede causar que las arrugas sean más pronunciadas y más profundas y que aparezcan manchas o zonas moradas, así como puede perder muchos nutrientes por lo cual se vuelve más fina y débil.

¿Qué hacer para cuidar de ella? Es muy sencillo. Tener una alimentación adecuada y tomar mucha agua es el primer paso, pues los cambios siempre son mejores si ocurren de adentro hacia afuera. El segundo paso es utilizar los productos del cuidado personal que se adapten a tus necesidades según tu tipo de piel. Es importante no sobreexponerla al sol y siempre usar protector solar. Si crees que tienes algún problema más grave, ve al dermatólogo. De esta manera, evitas auto medicarte y cuidas tu piel de la mano de un experto en el tema.

Recuerda que la piel es tu carta de presentación y sólo tenemos una. Por esto quieres que esté perfecta, así que siempre debes darle el cuidado adecuado y no minimizar su importancia. 

Si te gustó este artículo, también te puede interesar...

La piel como barrera protectora

Hay una gran cantidad de detalles de la piel de los que no se habla mucho y uno de ellos es su función como capa protectora o la barrera cutánea.

Leer más